La computación en la nube y los videojuegos

Hoy día se ha vuelto muy común hablar de computación en la nube o cloud computing (por sus siglas en inglés). En el mundo de los videojuegos este hace referencia al procesamiento de imágenes, arte 3D, algoritmos, iluminación, entre otros aspectos en servidores remotos muy poderosos.

Si bien la computación en la nube ha venido siendo tendencia de la industria en los últimos años de una forma híbrida (procesamiento de datos en la nube y en el dispositivo del usuario), desde el 2019 y más aún con la pandemia, el esfuerzo de las grandes empresas como Google, Amazon y Microsoft, entre otras, en el desarrollo de estas plataformas se ha acelerado y muy seguramente será la siguiente etapa en la industria cambiando los balances de poder dentro de la misma, el flujo de la información y los costos, etc.

Esta tendencia, permite llegar a una mayor cantidad de jugadores dado que la barrera de entrada de tener una consola, un pc o un celular de alta gama ha sido eliminada ya que el dispositivo usado para jugar actúa solamente como un receptor del resultado del procesamiento en la nube.  

Para los jugadores, la gran ventaja es que pueden disfrutar de juegos gráficamente realistas y complejos sin necesidad de largos tiempos de descarga y la adquisición de un dispositivo costoso para jugarlo. Por otro lado, pueden acceder a videojuegos multijugador masivo prácticamente desde cualquier dispositivo y contar con una comunidad de jugadores muchísimo más grande.

Para los desarrolladores, esto significa que ya no tendrán las limitaciones técnicas de los dispositivos al momento de crear un videojuego sino dependerá de la capacidad de procesamiento que tengan en la nube. Si bien esto es nuevo para la mayoría de ellos, puede ser una gran oportunidad en cuanto a la forma en que se publican los videojuegos y el tipo de experiencias que se pueden crear.

Al interior de la industria las áreas que más se van a ver influenciadas por este tipo de tecnología son los videojuegos en dispositivos móviles y los juegos realistas, de mundos abiertos, historias complejas, que atraen a una gran cantidad de jugadores a un mismo mundo virtual. Así mismo no podemos dejar de mencionar los e-sports donde el cloud computing trae mejoras importantes a la experiencia de los campeonatos. Como dato curioso, los jugadores de la generación “Y” o Millennial pasan más tiempo viendo a sus equipos jugar y competir del que pasan viendo deportes tradicionales en televisión (Fuente Deloitte).

Por último y siendo los jugadores el centro de la industria estos serán los más beneficiados con esta tendencia de procesamiento de datos, al alivianar la carga en sus dispositivos y abriéndoles la opción de acceder a más y mejores videojuegos.

Compartir esta publicación